AÑO 2020

El biohuerto que llevó educación a Huarapos

La anemia sigue siendo, tristemente, una característica de gran parte de la población infantil peruana. En el distrito piurano de Canchaque, a 900 metros de altura, de cada 100 niñas y niños que cursan la educación primaria, 48 tenían anemia en el 2018. Estas cifras alarmaron a las autoridades educativas y, desde el núcleo distrital de gestión educativa de Canchaque, se creó una estrategia para acabar con esta condición.

Héctor Riofrío, docente coordinador de este núcleo de la UGEL Piura, pensó hace ya tres años que la base de esta revolución tenía que ser la alimentación. El proyecto Qali Warma era importante para ese fin, pero se necesitaba complementar. “Entonces, nació la idea del biohuerto, donde empezaríamos a cultivar hortalizas con el fin que se conviertan en futuros ingredientes para los platos de los menores”, comenta Héctor.

Fue así como, desde el 2018, se empezó con la creación de biohuertos escolares en 29 instituciones de primaria del distrito. Se necesitaba un espacio de 20 por 8 metros para sembrar hortalizas dentro de la escuela; pero cuando no había espacio, las comunidades habilitaban áreas para estos sembríos.

Sin embargo, entre las 29 escuelas, una de ellas tuvo una experiencia particular. La profesora Rossmery Espinoza de la institución educativa 15492 de Huarapos narra cómo las alumnas y los alumnos pasaron de dedicarle unas horas semanales al biohuerto de 50 metros cuadrados a involucrar a familias enteras en los cultivos, que actualmente abarcan una hectárea. “En Huarapos tenemos un colegio unidocente con 20 niñas y niños, quienes son parte de 13 familias. Con estas decidimos empezar a cultivar lechuga, pepinillo, caigua, rabanito. Ahora, tenemos proyectos de crianza de gallinas y cuyes”, comenta la maestra. Además, se aprovechó el biohuerto para muchas sesiones al aire libre, como si se tratara de un salón de clases.

Quisiéramos que el siguiente año ya podamos regresar a la escuela y al biohuerto. Las chicas y los chicos ya se habían acostumbrado a pasar tiempo con las plantas, y las extrañan”, cuenta Juan Cruz, el presidente de la Asociación de Padres de Familia de Huarapos.

La abundancia de hortalizas y maíz no solo logró que, de esos 48 niños con anemia, la cifra descienda a 16 por cada cien menores en todo el distrito de Canchaque. También, trajo otras alegrías. Ante la gran cosecha que lograron entre el 2018 y el 2019, se pudo comercializar la producción en el mercado distrital de Canchaque, Huarapos; lo que generó a la escuela ‒solo el año pasado‒ más de 1600 soles. Con ese monto ahorrado, y ante el aislamiento causado por la pandemia, las familias y la profesora Rossmery decidieron comprar un televisor y contratar un servicio de cable en el colegio, para que los estudiantes pudieran acceder al contenido de “Aprendo en casa” que se emitía por TV.

La maestra cuenta que, a la distancia, puede coordinar con las familias para que los veinte estudiantes de la escuela se acerquen ‒en grupos reducidos, y de acuerdo con el grado de estudios‒ a sintonizar las clases televisadas. Aunque en este 2020 no se pudo continuar por completo con el proyecto del biohuerto, se ha podido cosechar maíz para seguir generando ingresos.

“Quisiéramos que el siguiente año ya podamos regresar a la escuela y al biohuerto. Las chicas y los chicos ya se habían acostumbrado a pasar tiempo con las plantas, y las extrañan”, cuenta Juan Cruz, el presidente de la Asociación de Padres de Familia de Huarapos. Es por ello que el coordinador Héctor quiere llevar esta iniciativa a cada hogar. “Nuestra meta es llegar a cero anemia infantil en el 2023”, dice. Una vez más, la tierra da sus frutos.

 

Nota importante: Si eres estudiante y no has podido continuar con tus clases este año puedes comunicarte con el directivo de la institución educativa a la que asistías, o con la UGEL respectiva, para realizar la recuperación de las clases en enero y febrero de 2021. Comparte esto con otros estudiantes que conozcas y que estén en una situación similar. ¡El año escolar 2020 no es un año perdido!

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin