AÑO 2020

Docentes que surcan ríos para llegar a sus
alumnas y alumnos en el Putumayo

En la provincia loretana de Putumayo, las clases de la escuela pública suelen comenzar dos semanas antes que el resto del país, para evitar contratiempos, debido a la distancia: entre la capital de Loreto, Iquitos y el distrito de El Estrecho, en Putumayo, hay diez días de viaje por río. Por eso, cuando el 13 de marzo se anunció la suspensión de clases en todo el país, el director Wilder Chávez, uno de los 300 docentes de la UGEL Putumayo, ya estaba en su oficina, en la escuela de la comunidad El Remanso. 

La noticia la recibió en la noche, por teléfono. A diferencia de la mayoría de sus colegas, Wilder Chávez vive en El Estrecho, pero para llegar a El Remanso demora dos días de viaje en peque peque. Este era su segundo año como director de escuela en la comunidad, y el vigésimo séptimo como docente. Luego de recorrer tanta distancia para llevar educación a niñas, niños y adolescentes de cuatro etnias indígenas ‒bora, murui, quichua y okaina‒, le dio tristeza pensar que sus alumnas y alumnos estaban en la misma jurisdicción, pero no podía verlos.  

Como ningún profesor podía moverse de sus comunidades asignadas, la UGEL Putumayo pensó en un plan B para educar, sobre todo considerando la difícil comunicación que tenían las y los estudiantes, donde un 90 % se ubican en áreas rurales. Así, nació el proyecto “Maestros itinerantes”. “Si las alumnas y los alumnos no podían llegar al aula, el aula tenía que llegar a ellos”, cuenta el maestro Wilder.

Desde abril se creó el grupo de chat en WhatsApp “Aprendo en casa Putumayo”, donde se enviaba con anticipación el material de esta iniciativa a 300 docentes ubicados en los distritos de Teniente Manuel Clavero, Santa Mercedes, El Estrecho y Yaguas. Luego, con las medidas de distancia y protección, los profesores visitaban a las y los estudiantes para llevar las lecciones. “Se ha atendido en 67 comunidades a 1400 estudiantes. El 100 % ha sido contactado”, comenta Anny Vásquez, responsable de la iniciativa.

El maestro no ha claudicado. Estamos contentos de haber hecho lo imposible [con el proyecto ´Maestros itinerantes´] para que este año escolar no quede en cero”, dice Wilder Chávez, director de la escuela en la comunidad El Remanso.

El director Wilder y su equipo de maestras y maestros se han desplazado por los alrededores de la comunidad de El Remanso en canoas, sobre todo en los últimos meses, cuando el caudal del río Putumayo creció. “Pero hay un 40 % de estudiantes que están hasta a seis horas de distancia de El Remanso. Con ellos manejábamos un sistema de entrega de tareas y resultados cada diez días”, cuenta el directivo.

En noviembre se marcó un nuevo hito en la comunidad educativa: el arribo del primer televisor a El Remanso. “Lo instalamos en el colegio con un equipo satelital para que las alumnas y los alumnos de primaria y secundaria puedan aprovechar mejor ´Aprendo en casa´”, detalla el docente, aunque precisa que las profesoras y los profesores siempre están presentes para guiarlos. “El maestro no ha claudicado. Estamos contentos de haber hecho lo imposible para que este año escolar no quede en cero”, dice Wilder, satisfecho.

 

Nota importante: Si eres estudiante y no has podido continuar con tus clases este año puedes comunicarte con el directivo de la institución educativa a la que asistías, o con la UGEL respectiva, para realizar la recuperación de las clases en enero y febrero de 2021. Comparte esto con otros estudiantes que conozcas y que estén en una situación similar. ¡El año escolar 2020 no es un año perdido!

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin