CRÓNICA

El año en que la educación se convirtió en
la misión de todo un país

Un país que busca conectarse
(y que lo empieza a lograr)

La segunda lección que dejó este año para la educa- ción peruana es la flexibilidad. Ante una situación sui géneris
en un país con distintas realidades, no se podía continuar con el mismo esquema de asistencia a clases ni de
calificaciones. Profesores de todo el país desarrollaron estrategias distintas para conectarse con sus estudiantes y
evitar los riesgos de contagio.

Una enseñanza ligada a esa flexibilidad fue la consolidación de la digitalización en el sistema educativo. Si había
más formas de enseñar y llegar a estudiantes, se debía habilitar esas formas para todos. Es así como se gestó la
estrategia “Cierre de brecha digital”, una apuesta para una educación más equitativa y con incidencia en más del
88 % de zonas rurales.

El primer gran paso para cerrar ese espacio de inequidad fue la creación de un ecosistema digital de aprendizaje,
donde las tabletas tendrían un protagonismo como un transmisor de información, por ser equipos ágiles y
duraderos. El 13 de octubre pasado, en las alturas del centro poblado cajamarquino de Marcopampa, los
estudiantes y las estudiantes quechuas de la Institución Educativa N.° 10419 fueron los primeros beneficiarios. En
total serán 1 056 430 tabletas con 565 482 planes de datos y 203 080 cargadores solares, que se entregarán en 27
837 centros educativos. Más de 960 000 de ellas para estudiantes y otras 90 000 para docentes, desde cuarto de
primaria a quinto de secundaria.

Las tabletas cuentan con cerca de 40 aplicaciones, más de 3000 contenidos educativos y experiencias de
aprendizaje producidas por el Minedu para estudiantes de Educación Regular, Educación Intercultural Bilingüe y
Educación Especial. Para obtener los contenidos de los aplicativos digitales se ha trabajado intersectorialmente
con ministerios como el de Agricultura, el de Cultura, de Salud, entre otros. El próximo año, cada una de estas
tabletas habrá llegado a sus destinatarios, en muchos casos, gracias también a la alianza con el Ministerio de
Defensa, que llega con sus vuelos a zonas aún inaccesibles del país.

Las tabletas tienen recursos precargados y desarrollados por especialistas pedagógicos
del Ministerio de Educación.

El camino hacia la digitalización se hizo evidente también en el proceso de matrícula excepcional 2020. Para esta
tarea se desarrolló una página web, con la cual las familias podían registrar a los escolares que no habían sido
matriculados hasta marzo.

Muchas de estas necesidades aparecieron tras las primeras semanas de la pandemia, cuando el desempleo y el
aislamiento impidió que numerosas familias pudieran solventar la pensión de un colegio privado. Ante ello,
necesitaban trasladarse y el Estado tenía que responder a ese pedido.

El 9 de mayo se inició la convocatoria y se recibieron más de 125 000 solicitudes para una vacante. Luego de dos
semanas de matrícula, 110 518 estudiantes aceptaron la vacante asignada en instituciones educativas públicas; y el
30 de junio se registraron sus matrículas en el Sistema de Información de Apoyo a la Gestión de la Institución
Educativa (Siagie). Para cubrir la demanda, se tuvo que contratar a más de 6000 profesionales, entre docentes y
personal administrativo, con una inversión total de S/ 70 000 000. En el 2021 se tiene prevista una inversión de
S/ 205 700 000 adicionales para estos nuevos escolares que ingresaron a la escuela pública.

Aunque la idea de digitalizar los registros de la matrícula ya existía en el ministerio, la campaña de matrícula digital
2021 de la UGEL Tacna comenzó en noviembre como un plan piloto; este es considerado un proceso excepcional,
ya que normalmente cada colegio es responsable de este paso. No obstante, la crisis por la pandemia modificó, en
un inicio, la gestión descentralizada de muchos procesos educativos y el Minedu tomó el liderazgo, tomando en
cuenta la participación de las regiones y sus experiencias.

Más que una lección, es una confirmación: no se puede hablar de planificar la educación sin considerar a los
gobiernos regionales, locales y comunales. Es en el éxito de la articulación con ellos que se podrá dar políticas
específicas, que conversen con las realidades diversas de nuestro país.

Las tabletas tienen instaladas, aproximadamente, 40 aplicaciones, más de 3000 contenidos educativos y experiencias de aprendizaje para estudiantes de Educación Básica Regular, Educación Intercultural Bilingüe y Educación Especial

Es por ello que uno de los canales más exitosos de este periodo fue la Comunidad de Práctica de Gestión
Educativa, que convocó semanalmente a unos 400 gestores educativos entre docentes, directores y autoridades.
Entre ellos compartían lo aprendido, además de poner los materiales a disposición de otros profesionales para su
reproducción; porque si bien “Aprendo en casa” fue la respuesta del sector para llegar a las estudiantes y los
estudian- tes, las profesoras y los profesores siempre serán los actores principales, quienes darán el contexto a los
escolares y los encaminarán a cumplir los objetivos educativos.

Hasta la fecha se han registrado cerca de 300 iniciativas para que “Aprendo en casa” llegue a más alumnas y
alumnos en zonas con déficit de conectividad.

El trabajo con las 26 direcciones regionales y las 222 UGEL fue crucial para que la estrategia no decaiga. Muchos
alcaldes repararon antenas y radios para que la señal de “Aprendo en casa” llegue a todos los rincones. También,
contrataron agentes comunitarios para que trabajen como apoyo en los lugares donde los profesores no podían
comunicarse continuamente con sus estudiantes.

Regiones como Huancavelica con “Aprende en familia” o Loreto con “Aprendiendo al son del manguaré”; y
organizaciones indígenas como las centrales ashaninkas del río Ene y Tambo, en la selva central, desarrollaron
mecanismos; por ejemplo, los chasquis educativos, que llevaban material impreso a distintas localidades o
aterrizando los materiales producidos en la sede central del Minedu a las diversas realidades y lenguas que se
hablan en la zona.

Estudiante de la Institución Educativa N.° 38943 aprendiendo desde su nueva tableta,
en la localidad de Puchcas, región Ayacucho.

La lección de flexibilidad también tenía que verse reflejada en las oportunidades que se abrían para las estudiantes
y los estudiantes que no pudieron ser contactados o que, por distintas razones, tuvieron que dejar de estudiar. Para
aquellos que presentaron dificultades o no tuvieron clases completas se ha pensado en la “Promoción guiada”, que,
si bien promoverá a todos los alumnos y todas las alumnas que se hayan matriculado este año, buscará nivelarlos y
terminar de evaluarlos en junio de 2021, para que tengan tiempo de terminar de desarrollar las competencias no
alcanzadas durante el 2020.

En el caso de estudiantes de quinto de secundaria, el año más crucial, se complementarán sus notas con las
obtenidas el año pasado o incluso se darán asesorías hasta el próximo año para poder terminar de calificarlos y
tener el registro de notas completo. La tarea es apoyar a todas y todos a continuar estudiando, desde las
condiciones en las que se encuentren.

NOTA:

La información con respecto del acceso al contenido de “Aprendo en casa” y la comunicación entre profesores y
estudiantes es la reportada en una encuesta, por vía telefónica, aplicada en octubre a docentes y familias de los
servicios educativos de EBR y EBE públicas

ANTERIOR

Sintoniza tu clase: el alcance de
“Aprendo en Casa”

SIGUIENTE

2021: Una nueva oportunidad
para las lecciones aprendidas

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin