AÑO 2020

“Aprendo en casa”,
la estrategia de la educación
a distancia

Son minutos antes de las 10 a. m. en casa de Cristina, ubicada en el distrito limeño de Breña. Desde las habitaciones se escuchan los pasos apresurados de su hijo Jared, de nueve años, o su hija Valeria, de siete, quienes dependiendo del día que les toca clases, se ubican a esa hora frente al televisor. De repente, aparece la presentación del programa “Aprendo en casa”, la estrategia de enseñanza remota que este año desarrolló el Ministerio de Educación, ante el inevitable cierre de las escuelas. En la pantalla aparece la sonrisa y la voz pausada de Paola Moreno, presentadora de este segmento para primaria. 

Paola es periodista, pero para Jared y Valeria es la profesora Paola. En realidad, detrás del rostro entusiasta de Paola existe un equipo pedagógico que desde el 6 de abril del presente año construye las clases para web, televisión y radio. “Con ella hemos aprendido sobre los valores de la mujer, sobre la salud y las vacunas”, dice Jared. Desde marzo, todas sus comunicaciones son por teléfono: con sus amigos de la escuela, del barrio, con su profesora. Sin embargo, el entusiasmo no ha desaparecido de su voz.

“Siento que ahora me concentro más, tengo más tiempo y calma para estudiar”, dice el pequeño, buscando un lado positivo al aislamiento, producto de la pandemia. Cristina cuenta que cuando Jared cursaba el tercer grado de primaria el año pasado, se le hacía difícil escribir con fluidez. “Las herramientas que hemos recibido de las maestras y de “Aprendo en casa” han sido claves para que ahora Jared pueda hacerlo mejor”, agrega.

Luego de los quince días iniciales de cuarentena y tras el anuncio del programa “Aprendo en casa” para abril, Cristina se imaginó que en la tele aparecería un profesor dando clases con una pizarra. Pero apareció Paola Moreno, la conductora, y, con ella, otra forma de recibir educación. Para los primeros grados de primaria las actividades son interdiarias.  Algunos días es el turno de Jared, quien cursa ahora cuarto grado; y otros, es turno de Valeria, en primer grado. 

“Tenía temor de que esta ausencia de clases presenciales no permita que Valeria aprenda lecciones esenciales, pero ahora que está terminando el año ya sabe escribir, y los contenidos de ‘Aprendo en casa’ nos ayudaron”, dice Cristina, orgullosa. No solo lo está por los logros de su hija, sino porque en ocho meses se convirtió también en la asistente de la profesora en casa. Ella refiere que, en cuanto se establecieron las clases a distancia, las maestras crearon grupos de WhatsApp con las familias de los niños. “Ellas han sido muy didácticas. Todos los días nos envían un video donde explican, paso a paso, lo que debemos hacer; y adjuntan las guías de “Aprendo en casa” para que nosotros acompañemos el aprendizaje”, comenta Cristina. 

“Tenía temor de que esta ausencia de clases presenciales no permita que Valeria aprenda lecciones esenciales, pero ahora que está terminando el año ya aprendió a escribir y a leer con los contenidos de ‘Aprendo en casa’, dice Cristina, orgullosa. 

Las profesoras de Jared y Valeria también están atentas a que los menores no se pierdan los programas de “Aprendo en casa” y, ya en clase virtual, crean dinámicas con lo emitido en la televisión. “Además, yo descargaba de la web la información complementaria y, poco a poco, nos hemos adaptado a esta situación”, añade.

Así, “Aprendo en casa” se convirtió en una herramienta multicanal ‒en web, televisión y radio‒ para impartir clases a distancia en zonas urbanas y rurales, tanto para la Educación Básica Regular como para la Especial, en castellano y otras diez lenguas originarias. Solo la página web ha recibido más de 8 millones de visitas en octubre; y tiene un promedio de más de 760 000 usuarios únicos cada semana.

Aún con la incertidumbre de lo que sucederá en el 2021, Cristina está segura de que lo aprendido este año por sus hijos y por ella no los tomará nuevamente desprevenidos. “Ahora pensamos en lo necesario que es tener un producto educativo televisivo y virtual de calidad”; Jared, quien extraña los recreos, pero ha aprendido a querer y acostumbrarse a su hogar-escuela.

 

Nota importante: Si eres estudiante y no has podido continuar con tus clases este año puedes comunicarte con el directivo de la institución educativa a la que asistías, o con la UGEL respectiva, para realizar la recuperación de las clases en enero y febrero de 2021. Comparte esto con otros estudiantes que conozcas y que estén en una situación similar. ¡El año escolar 2020 no es un año perdido!

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin